Dulce, salado, amargo y ácido son los sabores básicos que todos conocemos e identificamos fácilmente, a estos podemos sumar desde hace tiempo el sabor umami, menos conocido pero que se descubrió hace ya más de un siglo por Kikunae Ikeda, un profesor de química japonés.

saboresEl umami es el sabor de las comidas sabrosas e intensas, umami en japonés significa delicioso. El sabor umami se encuentra de forma natural en una gran variedad de alimentos como por ejemplo en quesos curados, especialmente en el parmesano, en el jamón serrano, las anchoas saladas, salsa de soja, en el tomate, etc. Puede definirse como un sabor muy intenso y potente que te llena toda la boca.

Un reciente estudio que se ha llevado a cabo por un grupo de investigadores en la Universidad de Purdue (Indiana) ha llevado a descubrir un nuevo sabor: el oleogustus.

Los investigadores realizaron un experimento en el que un grupo de catadores probaban distintos alimentos con la nariz tapada para que el olor no alterara la percepción del sabor, luego clasificaron los alimentos en varias categorías según su sabor. Los catadores lograron identificar muestras de amargo, umami y un sabor relacionado con los lípidos y ácidos grasos para el que no había un nombre definido y al que los científicos han decidido denominar oleogustus.

El oleogustus no se considera un sabor agradable como podríamos asociar en un primer momento por ejemplo a mantequilla, fritos, rebozados…  nada que ver, se trata de un sabor a grasa pura que desagrada a casi todos los paladares.

De momento el oleogustus no está totalmente aceptado como nuevo sabor y los científicos tienen que realizar más pruebas, pero muchos son ya los que defienden que debe añadirse a los sabores básicos para que sepamos detectarlo y alejarnos de las comidas que contienen grasas perjudiciales para nuestro organismo.

La clasificación del oleogustus como nuevo sabor podría ser útil para mejorar la calidad de los alimentos y reducir las enfermedades cardiovasculares.