A casi todo el mundo le gusta el queso, es uno de los alimentos más populares y más consumidos. Sorprende que a partir de leche hace más de 4000 años nuestros antepasados consiguieran crear esta delicia que sirve para cualquier ocasión, desde picoteo, en pizza, bocadillo hasta grandes banquetes y elegantes cenas gourmet.

Curiosidades sobre el queso.

Si te encanta el queso ya conocerás algunos de éstos datos pero sigue leyendo porque seguro que alguno te sorprenderá.

  • No hay datos exactos sobre su origen pero se cree que fue sobre el año 6000 AC en Mesopotamia.
  • Hay más de 2000 variedades de queso y la más consumida es la Mozzarella.
  • La producción de queso a nivel mundial va en aumento y ya supera a la producción conjunta de café, té, tabaco y cacao.
  • Comer queso de forma moderada es una gran fuente de proteínas, calcio y fósforo.
  • No solo se utilizan leche de cabra, oveja o vaca, para algunas variedades y dependiendo del país se utiliza leche de búfala, burra, caballo e incluso de alces y camellos.
  • Se necesitan unos 5 litros de leche para hacer medio kilo de queso.
  • El queso más caro del mundo se elabora con leche de burra de los Balcanes y alcanza los 1.000 € por kg.
  • Según estudios estadísticos se consumen unos 8 kg de queso al año por persona.
  • ¿Dónde conservarlo, en la nevera o fuera? Si el queso no indica una conservación específica es mejor ponerlo en la nevera y tapar solo la parte del corte para dejarle respirar por la corteza. Lo ideal es sacarlo una hora antes para comerlo a temperatura ambiente.
  • Un queso curado o un queso añejo no tiene porque ser mejor que un queso fresco o tierno, cada queso tiene su punto de maduración óptimo, elige el que más te guste.
  • ¿Se puede comer la corteza del queso? Muchas veces se sabe el tipo de queso por la corteza por lo que suele servirse con ella. Puedes comerla si es natural, si al rascar la corteza con la uña puedes levantar una película de pintura es que es artificial.
  • Un queso caro no tiene porque ser mejor, lo que define el precio muchas veces es el tiempo de curación.
  • El moho de algunos queso es comestible como en el roquefort y otros quesos en el que el moho participe en el proceso de curación. Si un queso no tenia moho y le sale es mejor quitarle esa capa.
  • ¡El queso huele a pies! El mal olor no significa que el sabor vaya a ser malo. No dejes de probar un queso porque huela mal a no ser que huela como a amoníaco.
  • Puedes comerlo con la mano, eso aconsejan los expertos.
  • ¡No me gusta el queso! Decir esto es generalizar demasiado ya que hay quesos de tantos sabores distintos que es imposible que no te guste alguno. Habría que averiguar qué es lo que no te gusta: si no te gusta la leche podrías probar quesos curados; Si te gusta el yogurt seguramente prefieras los quesos fermentados, de sabor ácido; Si lo que no te gusta es el olor a cabra se podría probar con un queso de leche de vaca; Si no soportas la textura cremosa quizá te gusten los quesos más secos, etc.

Hay tantas variedades de queso que seguro encuentras alguno a tu medida.

Quesos de España

En La Gourmeta te ofrecemos una gran variedad de quesos típicos de España, quesos de cabra, queso manchego, queso de oveja, cabrales… échales un vistazo y elige el que más te gusta.

¿Conocías todos estos datos sobre el queso? Si quieres puedes contarnos alguno más escribiendo un comentario