Las conservas vegetales son un recurso gourmet muy utilizado en la cocina. Sin embargo, no siempre sabemos cómo utilizar ciertas conservas. Y este es el caso de la cebolla confitada ¿Cómo acompañarla? ¿Con qué comer cebolla confitada? En este artículo descubrirás 10 maneras de utilizar la cebolla confitada.

1 Ensaladas

La cebolla confitada es un aderezo perfecto para nuestras ensaladas. Mézclala con aceite de oliva, vinagre, orégano, sal y pimienta y tendrás una estupenda vinagreta para aliñar tu ensalada. Este aliño va ideal con tomates, vegetales de hoja verde, picatostes…

2 Tortillas

Si quieres darle un toque dulzón a tus tortillas, la cebolla confitada es el ingrediente que necesitas. Agrega la cebolla confitada a los huevos batidos antes de cuajar la tortilla. Puedes utilizarla para cualquier variedad de tortilla. Desde una tortilla de queso hasta una tortilla de patatas.

3 Hamburguesas

La cebolla confitada puede ser el ingrediente que separe a una hamburguesa corriente, de una hamburguesa gourmet, ya que combina de forma magnífica con la carne de ternera o el bacon, potenciando más su sabor, haciendo que la experiencia de comer una hamburguesa sea mucho más placentera.

4 Verduras a la plancha

La próxima vez que prepares unas verduras a la plancha, utiliza la cebolla confitada para darle el toque final antes de servir. Conseguirás una explosión de sabores mucho mayor y además, gracias al toque dulzón que aporta la cebolla confitada, es una forma fácil para conseguir que los niños coman verduras.

5 Pasta

La pasta es un alimento muy versátil que puede acompañarse con tomate, atún, gambas, nata, queso… Y por supuesto, la cebolla confitada es también una gran elección para aportar más sabor a la receta.

6 Queso

El queso (especialmente el queso de cabra), es el acompañante ideal para la cebolla confitada. Además, estos 2 ingredientes pueden unirse para crear muchas recetas, como sándwiches, burritos, canapés…

Si quieres sorprender a tus invitados, prueba a colocar un poco de queso de cabra sobre una tosta de pan y añadir encima la cebolla confitada. Te convertirás en el perfecto anfitrión.

7 Pizzas

Si la cebolla confitada es un acompañante ideal para el tomate, el queso y el pan ¿Por qué no añadirla a una pizza? Conseguirás una pizza más original y con un espectro de sabores más amplio.

8 Patatas

Las patatas asadas con cebolla confitada son un auténtico manjar. Mete las patatas en el horno, y justo antes de que se pongan crujientes, sácalas del horno y añade un poco de cebolla confitada sobre ellas. Luego vuelve a meterlas al horno hasta que su color se oscurezca.

9 Guarniciones

La cebolla confitada es un buen ingrediente para añadir a tus guarniciones y potenciar los sabores del plato principal. Es el elemento perfecto tanto para decorar el plato como para cautivar tu paladar.

10 Quiche

La quiche es una especie de tarta salada, típica de Francia, que se elabora a base de huevos batidos y crema de leche fresca, junto a otros ingredientes como verduras, jamón, queso… Si quieres darle un punto de dulzor a la quiche, prueba a añadir cebolla confitada a la mezcla de los huevos antes de meter en el horno. Conseguirás un plato exquisito, con un toque dulce muy sabroso.

Como ves, la cebolla confitada es el acompañante perfecto para todo tipo de platos, desde una ensalada, hasta una tortilla. Y lo mejor de todo, es que no es necesario que prepares la cebolla confitada de forma manual, sino que puedes tener cebolla confitada natural siempre disponible en tu despensa, para ahorrar mucho tiempo en la cocina. Si quieres probar alguno de estos usos para la cebolla confitada, prueba la opción más deliciosa: La cebolla confitada de La Cuna.