La mermelada siempre ha sido un clásico de los desayunos. Pero con el tiempo, su consumo se ha ido extendiendo hasta llegar a ser una opción deliciosa para tomar como snack a cualquier hora del día.

Actualmente, puedes encontrar tanto mermeladas ecológicas, como industriales de diversos sabores:

Realmente, se puede hacer mermelada prácticamente de cualquier fruta, por lo que la lista podría seguir y seguir.

Sin embargo, existen algunas diferencias entre las mermeladas ecológicas y las mermeladas industriales que podemos encontrar en el supermercado.

1 Las mermeladas ecológicas se fabrican con frutas sin pesticidas

La principal ventaja de las mermeladas ecológicas frente a las industriales es que la fruta utilizada es de mayor calidad. Para que una mermelada sea ecológica, la fruta utilizada debe estar libre de pesticidas, herbicidas o cualquier otro agente químico.

Eso garantiza una mermelada mucho más natural que las que se fabrican de forma industrial.

A nadie le gusta estar expuesto a agentes químicos dañinos. Por eso, elegir una mermelada de elaboración ecológica es una opción mucho más recomendable. Tu salud te lo agradecerá.

2 Más fruta y menos azúcar

El azúcar es un ingrediente muy común en las mermeladas. Al principio se utilizaba como conservante natural, para que la fruta durase más tiempo. Hoy en día, muchas mermeladas tienen una cantidad excesiva de azúcar. Esto ocurre por 2 cosas:

  1. El azúcar proporciona una agradable y adictiva sensación en el paladar

  2. El azúcar es mucho más barato que la fruta

Las mermeladas ecológicas en cambio, tienen más porcentaje de fruta que de azúcar, haciendo la mermelada mucho más natural y con más nutrientes.

3 Disminuyen el apetito

Cuando consumes una mermelada con poca fruta y mucho azúcar, te sientes saciado de forma inmediata, pero al poco tiempo vuelves a tener hambre.

Esto ocurre porque las mermeladas industriales tienen muy poca fibra, y al cabo de un rato, tu glucosa sanguínea disminuye de golpe y te entra hambre.

Sin embargo, con las mermeladas ecológicas, se aprovecha mucho más la fruta, dotando a la mermelada de más fibra. Y esta fibra nos ayudará a regular el tránsito intestinal, a la absorción de otros nutrientes y a mejorar nuestra saciedad.

4 Más antioxidantes y vitaminas

Las mermeladas industriales pierden muchos nutrientes durante su proceso de elaboración, mientras que las mermeladas ecológicas, al contener más fruta, también contienen más vitaminas, minerales y antioxidantes. Por eso, las mermeladas ecológicas son mucho más nutritivas.

Además, no podemos olvidar una de las ventajas más importantes de las mermeladas ecológicas: Están deliciosas. Su sabor y textura son muy superiores a las mermeladas convencionales.

Si quieres probar una verdadera mermelada ecológica, aquí tienes diferentes sabores para escoger:

Mermelada ecológica de Arándano

Mermelada ecológica de frutos del bosque

Mermelada ecológica de mora

Mermelada ecológica de frambuesa

Mermelada ecológica de fresa

Mermelada ecológica de melocotón

¿Cuál es tu favorita?