A día de hoy podríamos decir que en nuestro país el consumo de alimentos BIO está al alza, y es que éste sector ha conseguido sobrevivir a la crisis e incluso ir creciendo ahora que es cuando las familias más miran lo que echan en su cesta de la compra. La alimentación ecológica se va haciendo hueco poco a poco en los hogares españoles y además España es el mayor exportador de productos BIO de toda Europa exportando sobre el 35% y es que la calidad y el sabor de las frutas y verduras que tenemos en España no se encuentran en cualquier sitio.

Según un estudio realizado por la consultora Everis se estima que el sector de la alimentación BIO irá creciendo una media de un 12% al año hasta 2020. El estudio proporciona cifras también sobre la facturación, estimando que se alcanzarán los 12.182 millones de euros. Teniendo en cuenta que en el año 2008 la facturación fue de 905 millones de euros podemos hacernos una idea del crecimiento.

Aun así el mercado a nivel nacional crece a un ritmo más lento de lo que debería si lo comparamos con la trayectoria en otros países, y es que en España hay mucha diferencia en el precio de un producto ecológico y otro que no lo es, llegando hasta a ser el 70% más caro el precio del producto BIO. La realidad es que la mayor parte del sector se dedica a la exportación más que a la venta en España.

Esto da a lugar a anéctodas cómo la del precio de las naranjas españolas en Alemania, hace unos años, cuándo las cadenas de distribución forzaron la reducción de los precios de los cítricos y esto provocó que se vendieran en Alemania mucho más baratas que en España. El precio por kg en Alemania era de 0,50 € mientras que en España se vendían las mismas naranjas a 1,54€ el kilo.

En nuestra opinión para que realmente el mercado crezca a nivel nacional se deberían ofrecer precios más asequibles para los productos ecológicos y recortar las distancias entre productos BIO y no BIO. Aún así cada vez son más las personas que en su supermercado buscan la sección de alimentos BIO para encontrar un producto de mayor calidad, más sano, sin pesticidas ni productos químicos y es que a veces merece la pena pagar algo más por un tomate que si sabe a tomate ¿tu que opinas al respecto?